NUESTRA HISTORIA

La Fundación Munasim Kullakita (Quiérete Hermanita), obra social promovida por la Iglesia Católica (diócesis de El Alto) y sin fines de lucro, con personería jurídica de resolución obispal No.23/08 y personería jurídica de resolución prefectural No. 81/2011, representada por el Sr. Riccardo Giavarini. Establecida en la ciudad de El Alto.

Viene trabajando desde el 08 abril de 2008 en torno a la problemática de Violencia Sexual Comercial (VSC) en niñas y adolescentes (NAs) mujeres de 10 a 18 años de edad y desde el año 2012 implementa la metodología del Tratamiento Comunitario (ECO2), ampliando su cobertura hacia personas en situación de sufrimiento social (niños, niñas, adolescentes y adultos en situación de consumo de sustancias psicoactivas y vida de calle).

 

Para ello establece cuatro componentes de atención: I) Identificación y Contacto de Víctimas de Violencia Sexual Comercial, II) Hogar Transitorio para víctimas de Violencia Sexual Comercial, III) Centro Comunitario, IV) Prevención en Unidades Educativas de El Alto y La Paz y V) Incidencia política con actores sociales y públicos.

Las coberturas de los proyectos se realizan en los municipios de El Alto y La Paz y con visión de ampliarse a los departamentos de Santa Cruz, Cochabamba y Tarija.

MISIÓN

Acompañar procesos de inclusión social de personas en situación de sufrimiento social, basado en la interacción participativa de la comunidad como ente inclusivo que promueva condiciones de vida y políticas de prevención y atención.

VISIÓN

Promover una comunidad organizada y protagónica en procesos de inclusión de las personas en sufrimiento social, garantizando la seguridad y bienestar en el marco de los derechos humanos.

NUESTRO PERSONAL

Contamos con un equipo de trabajo en distintas áreas profesionales: economía, sociología, pedagogía, trabajo social, psicología, gestión de negocios (educadores técnicos) y Gestión Social (educadores sociales).

ESTRUCTURA

MODELO DE INTERVENCIÓN

La Fundación Munasim Kullakita tiene como  modelo de  intervención del Tratamiento Comunitario o EC02, este propone el cambio de las representaciones sociales hacia los grupos en sufrimiento social, trabajar en redes, seguir un riguroso sistema de recolección de información, de investigación en la acción, para lograr adoptar una intervención que se adapte al medio, que implique a toda la comunidad local y que responsa a reducir el daño y el riesgos.

El nombre del modelo EC02 se construyó, a partir de algunos elementos esenciales, como un juego de palabras: Epistemología de la Complejidad (ECO), Ética y Comunitaria (ECO), por lo tanto EC02. La palabra ECO hace referencia también a la raíz griega que significa »Casa» y está en la etimología de Ecumenismo y Ecología, aludiendo a los procesos de inclusión social que promueve el modelo.

Epistemología de la complejidad, más que a una teoría determinada y acabada, hace referencia a un metanivel (disciplina o reflexión de segundo orden, reflexión auto-reflexiva) que nos brinda la posibilidad de enlazar los aportes que diversas ciencias (antropología, sociología, psicología social, psicoanálisis, etc.) hacen para entender la realidad humana (las personas, los grupos, las redes sociales, las comunidades y fenómenos como las farmacodependencias, las situaciones de calle, etc.).

Las coberturas de los proyectos se realizan en los municipios de El Alto y La Paz y con visión de ampliarse a los departamentos de Santa Cruz, Cochabamba y Tarija.

Para nosotros cada disciplina constituye un sistema de modelos que privilegia una cierta mirada sobre la realidad, por lo que es necesario vincularlas entre sí de manera reticular y transdisciplinaria; más aún, es necesario hacer una crítica epistemológica de cada una y buscar su articulación en un metanivel, a partir de los aportes que la filosofía y las ciencias de la complejidad han hecho. Así, por ejemplo, en el modelo EC02 se retoman elementos que van desde la geometría fractal de Mandelbrot hasta el pensamiento complejo de Morin, pasando por la cibernética de Wiener, la cibernética de la cibernética de Bateson y Von Foerster, la dinámica no lineal, la sinergética de Haken, la recursividad de Hofsdater, los sistemas complejos adaptativos de Gell-Man, las teorías de redes, etc.

La referencia »Ética y Comunitaria», apunta a opciones de base en la intervención: el respeto a la dignidad de las personas y las comunidades, por lo tanto, la exigencia de buscar limitar y contrarrestar los fenómenos de exclusión y sufrimiento social, de manera profesional, es decir, que se satisfagan criterios de deontología, eficacia, eficiencia, calidad. Implica, así mismo, el reconocimiento y la reflexión, por parte de quienes intervenimos, de nuestras propias motivaciones, limitaciones, errores y la necesidad de evaluación y supervisión constante. Aquí los aportes del psicoanálisis son fundamentales.