Los 3 países con más hambre en América Latina (y el único donde aumentó en la última década)

Mientras el hambre ha retrocedido en América Latina en términos generales, hay un solo país de la región donde aumentó en la última década.

En medio de una de sus peores crisis económicas y políticas de los últimos años, la carencia crónica de alimentos en Venezuela aumentó de 10,5% a 11,7% en los últimos diez años, según el estudio «La seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo» elaborado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y otras agencias.


Precisamente, la dificultad para conseguir alimentos en el país es una de las principales causas que esgrimen los migrantes venezolanos que intentan escapar de la crisis.


«Si no te mata la delincuencia, te mata el hambre», le dice a BBC Mundo Xiara Barcos, una joven venezolana de Barquisimeto que migró a Colombia sin planes de regresar.


El drama de los 25.000 venezolanos que a diario entran caminando a Colombia.


Pero, a pesar de la crítica situación venezolana, hay otros países de la región que en la actualidad presentan niveles mucho más altos de subalimentación, es decir, de personas que no ingieren las calorías necesarias para su actividad diaria.

Share on facebook
Compartir
Share on twitter
Tuitear
Share on linkedin
Publicar
Share on whatsapp
Compartir
Share on email
Enviar por email
Share on print
Imprimir

Publicaciones relacionadas

Quiérete, hermanita

“Antes vivía con mi familia, pero conocí a mi enamorado y nos juntamos. Poco después él empezó a prostituirme. Desde que estoy aquí en el hogar ya no lo veo, no me dejan, y realmente no quiero verlo porque me ha hecho mucho daño. Estuve tres meses en eso.” Camila es el nombre ficticio de una de las chicas que viven en el Hogar de Acogida de El Alto, en Bolivia, un centro que da cobijo y protección a niñas y jóvenes de 10 a 18 años que han sufrido violencia sexual comercial.

En Bolivia, cientos de niñas y adolescentes son reclutadas cada año para explotarlas sexualmente. A pesar de que en 2012 el Estado promulgó una ley contra la trata de personas, se trata de un fenómeno que, lejos de ser erradicado, tiende a crecer. Ni los poderes públicos ni la sociedad civil muestran una actitud firme para acabar con esta lacra. En el mejor de los casos, las Defensorías de la Niñez y la Adolescencia (instancias dependientes de los gobiernos locales y responsables de proteger a la infancia), no cuentan con los recursos ni las capacidades para afrontar esta situación y se ven desbordadas.

 

Entre las causas que explican la problemática de la explotación sexual infantil, además de la pobreza en que viven amplias capas de la población, figuran factores como los procesos de desintegración familiar, la violencia en el hogar, el machismo imperante, la falta de reconocimiento social de niños y adolescentes como sujetos de derechos o la ausencia de espacios de crecimiento humano y de oportunidades para la infancia.

La mayoría de los casos de violencia y explotación sexual no se denuncian. Y de los que se conocen, pocos pasan a instancias judiciales y todavía menos acaban en sentencias condenatorias.

 

La mayoría de rutas de trata de personas en el país confluyen en las ciudades de La Paz y El Alto (en el área metropolitana paceña), donde el flujo económico y la atracción de población migrante favorecen la proliferación de bares, clubs, prostíbulos y otros espacios de comercio sexual. Según la Organización de Estados Americanos (OEA), en estas ciudades desaparecen todos los días cuatro niños, niñas y adolescentes. Muchos acaban en las redes de explotación sexual.

Hogar de acogida

Ante esta realidad, el proyecto que Educo y la Fundación Munasim Kullakita (expresión en lengua aimara que significa “Quiérete, hermanita”) llevan a cabo en El Alto y La Paz un proyecto que tiene como objetivo concienciar a la sociedad sobre la problemática, incidir en las políticas públicas, fortalecer a las instituciones del Estado cuyo rol es proteger a la niñez y adolescencia y atender a las víctimas.

Uno de los elementos importantes del proyecto lo constituye el Hogar de Acogida de El Alto, un centro que da cobijo y protección a niñas y jóvenes de 10 a 18 años que han sufrido violencia sexual comercial, a las que se ayuda a construir un proyecto de vida y un futuro libre de violencia. Aquí viven (las que son madres lo hacen con sus bebés), reciben asistencia psicológica, atención médica, alimentación, educación y orientación para que puedan decidir libremente su futuro.

 

Formación, sensibilización e incidencia

En el centro también se les ofrecen talleres de capacitación en temas como costura, informática y repostería, entre otros, para que se formen en un oficio y que puedan, en un futuro próximo, gestionar su propio negocio y ganarse la vida.

 

Además de la intervención directa con las víctimas, también trabajamos en el ámbito de la prevención y la incidencia. En el primer caso, trabajamos con las comunidades educativas de las diez escuelas ubicadas en los barrios más problemáticos para formar y sensibilizar a los estudiantes, a los docentes y a las familias sobre esta realidad y que sepan cómo afrontarla. Se busca crear espacios para orientar y promover la denuncia de situaciones de malos tratos ante las instancias competentes.

 

Finalmente, el proyecto también aborda la incidencia en las políticas públicas y, en este sentido, buscamos reforzar las capacidades de las Defensorías de la Niñez y la Adolescencia de El Alto y de La Paz para que sean realmente eficaces como órganos públicos encargados de proteger a la infancia.

 

Fuente:https://www.educo.org/Blog/

Share on facebook
Compartir
Share on twitter
Tuitear
Share on linkedin
Publicar
Share on whatsapp
Compartir
Share on email
Enviar por email
Share on print
Imprimir

Publicaciones relacionadas